Yo soy celeste: Cruz Azul y el camino hacia la novena - MilMesetas

A todo aficionado celeste que ha derramado una lágrima por este equipo. A tí, porque este camino ha valido la pena

Aquella noche amarga del 6 de diciembre del 2020 fue tan trágica y triste que ni siquiera Sófocles o Shakespeare hubiesen sido capaces de escribirlas. Ni las mentes retorcidas de Kafka ni de Rimbaud hubieran imaginado ese acontecimiento. Cruz Azul cayó eliminado del Torneo Guard1anes 2020 a manos de Pumas, quienes remontaron cuatro goles de desventaja en esa serie de semifinales. En el juego de ida, los aún dirigidos por Robert Dante Siboldi vapulearon a unos felinos sin reacción ni buen futbol. Pero, como si fuera una comedia dantesca, el equipo de La Noria pasó del cielo al infierno en menos de una semana: Cruz Azul no supo ni atacar ni defender, de modo que finalizó su participación en el torneo con un humillante 4-0 en contra, finiquitando una cruzazuleada más.   

Imagen recuperada de https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2020/12/201206234114-cruz-azul-pumas-mexico-liga-mx-deportes-full-169.jpg?quality=100&strip=info.

Y, aunque soy un férreo aficionado a la Máquina Cementera, el término cruzazulear está ampliamente justificado por mucha evidencia que lo avala. De hecho, utilicé este vocablo en mi tesis de Licenciatura para ejemplificar la adopción de nuevos elementos en el lenguaje. Ante la ausencia de un término adecuado, la palabra cruzazulear fue adoptada para referirse al acto de perder o empatar en los últimos minutos de un partido de futbol, o de cualquier deporte, en el que se tenía una victoria prácticamente asegurada. Había un expediente favorable para su empleo dados los constantes empates o derrotas de último minuto que sufría Cruz Azul. ¿Es necesario que enumere todas las cruzazuleadas de Cruz Azul? No lo es, porque son de conocimiento público, pero soy un romántico empedernido –por eso soy celeste–, así que a continuación daré dos ejemplos:

  • En la ida de la final del Torneo Apertura 2009, Christian Riveros y Emanuel Villa pusieron al frente a Cruz Azul por el marcador 3-1 ante Rayados de Monterrey al final del primer tiempo de juego. Pero, tras errores del arquero José de Jesús Corona y aciertos del fantástico delantero chileno Humberto “El Chupete” Suazo, la Máquina Cementera cayó derrotada por cuatro goles. Los dirigidos por Enrique “El Ojitos” Meza no supieron recuperarse de ese descalabro y terminaron perdiendo el trofeo en el segundo partido de la serie.
  • En final de vuelta del Torneo Clausura 2013, se finiquitó la cruzazuleada que dio vida al término: Cruz Azul perdió en penales contra el América dirigido por Miguel Herrera. Con un marcador a favor de 2-0 global, la Máquina, en ese entonces entrenada por Guillermo Vázquez, estaba a escasos cinco minutos de campeonar cuando un gol de Aquivaldo Mosquera acortó las distancias y fue el portero de las Águilas Moisés Muñoz quien con un cabezazo de último minuto empató la serie de finales. Tras este fulminante golpe anímico, Cruz Azul no tuvo el carácter suficiente para recuperarse y terminó acuñando un novedoso verbo para referirse a los fracasos de último minuto.
https://www.infobae.com/america/mexico/2021/05/31/en-fotos-asi-se-corono-campeon-el-cruz-azul-tras-23-anos-de-sequia/.
https://e00-marca.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2017/05/13/14946362711019.jpg.

Hubo otros torneos donde no pudo conseguirse el objetivo de la novena estrella. En total fueron seis las finales perdidas, contando las ya mencionadas: contra los Tuzos del Pachuca con un gol de oro en 1999, contra la fantástica plantilla del Santos Laguna en 2008, dramáticamente en penales contra Toluca en 2009 y contra el América en 2018. No obstante, la cruzazuleada más humillante de todas sucedió en 2020 contra Pumas en Ciudad Universitaria. Esa noche no solo terminó con las aspiraciones del equipo para el título de liga, sino que acabó con la autoestima de un equipo que aparentemente era inmune a las anteriores derrotas de Cruz Azul.

Naturalmente, un par de días después, Siboldi fue destituido por la nueva y flamante directiva de la Máquina Cementera, cuya ausencia más notable fue el presuntamente corrupto Guillermo “Billy” Álvarez Cuevas, antiguo presidente del equipo y quien actualmente se encuentra prófugo de la justicia –seguramente en alguna isla del Caribe–. Nombres no faltaron en la lista de candidatos al puesto de Director Técnico de Cruz Azul: Matías Almeyda, José Luis Trejo y Hugo Sánchez. Ninguno de ellos aceptó por otros compromisos laborales y desacuerdos económicos con respecto a su futuro salario. Así que recurrieron a su última opción disponible: Juan Máximo Reynoso Guzmán.

Imagen recuperada de https://www.milenio.com/uploads/media/2021/01/02/juan-reynoso-campeon-cruz-azul.jpg.

Defensa central nacido en Lima, Perú en 1969, Juan Reynoso fue titular y capitán indiscutible en aquel Cruz Azul, dirigido por Luis Fernando Tena, que levantaría su octava estrella ante León después de un dramático cobro de penal ejecutado por Carlos Hermosillo. Nadie podía imaginarse que Reynoso levantaría el último trofeo de liga mexicana de Cruz Azul durante 23 años, 5 meses y 23 días. Por supuesto, la carrera del peruano como director técnico no fue mucho menos fructífera que como jugador. En su debut como entrenador en jefe en 2007, hizo campeón por primera vez en su historia al Coronel Bolognesi, equipo de la ciudad de Tacna, Perú. Además, Reynoso consiguió el campeonato con FCB Melgar, después de 34 años de fracasos del club. Evidentemente, un entrenador experto en romper maldiciones y sequías era la opción idónea para Cruz Azul. Sin embargo, en enero de 2021 Juan Reynoso entró discretamente por la puerta de atrás y siendo criticado duramente por la prensa y por unos dolidos aficionados que aún tenían la herida abierta por la última eliminación celeste.

Reynoso ha demostrado ser un entrenador con un carácter firme y decidido, así como tener un compromiso inquebrantable con Cruz Azul y su grupo de jugadores. La plantilla de Cruz Azul desde el 2018 ha sido destacable, con nombres cruciales como Jonathan “El Cabecita” Rodríguez, Pablo Aguilar, Orbelín Pineda, Roberto “El Piojo” Alvarado, Yoshimar Yotún y Luis Romo, quienes llegaban a complementar a un equipo integrado por varios veteranos muy criticados: José de Jesús Corona y Julio Cesar “El Cata” Domínguez. No obstante, solamente Reynoso ha sabido potenciar las habilidades de todos sus futbolistas para crear un entorno apropiado para que cada uno de ellos despliegue su mejor juego. Ha usado al menos 5 sistemas tácticos distintos con más de 20 alineaciones diferentes en apenas 27 partidos jugados. Solo 5 meses le bastaron al peruano para crear muchas variantes ofensivas y defensivas que le han dado un modo de juego estético, aguerrido y audaz nunca antes visto en la Máquina Cementera. Como resultado de la excelente gestión de Juan Reynoso, Cruz Azul cosechó 13 victorias –12 de forma consecutiva alcanzando el récord vigente en la Liga MX–, 2 empates y 2 derrotas en el Torneo Guard1anes 2021. Esas fueron estadísticas tremendas que demostraron el dominio de la Máquina Cementera en el futbol mexicano.

Imagen recuperada de https://phantom-marca.unidadeditorial.es/6f071027f78ded45e89340391db35360/resize/1320/f/jpg/assets/multimedia/imagenes/2021/05/31/16224322918522.jpg.

Sin embargo, todos los aficionados éramos conscientes de que un gran torneo regular valdría nada si Cruz Azul no era capaz de coronarse en la liguilla. Así que vinieron dos series complicadísimas para el equipo en las que pudieron demostrar su carácter en fases finales. En los cuartos de final contra Toluca, la Máquina Cementera tuvo que sobreponerse ante un marcador adverso en la ida por 2-1 para terminarlo ganando agónicamente 4-2 global en el Estadio Azteca con Jonathan Rodríguez y Santiago Giménez como los héroes del encuentro. En las semifinales contra Pachuca, Cruz Azul apenas ganó 1-0 global con gol de Giménez de nueva cuenta, pero en esta instancia demostró un gran compromiso defensivo para asegurar el resultado, como si once Juanes Reynoso jugaran juntos en un mismo campo de juego.

Imagen recuperada de https://elcomercio.pe/resizer/USfjKs9Vq2-q-p-YZgdMVX3rLEk=/580×330/smart/filters:format(jpeg):quality(75)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/elcomercio/LFC34KZVOFHFPINZPLVEVNH6MI.jpg. 
Imagen recuperada de https://elcomercio.pe/resizer/9R5ypC37trZBggp5Q9CeQ39ZldY=/580×330/smart/filters:format(jpeg):quality(75)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/elcomercio/TCFJMO4QBVDTRH7CO6JWSPJQXA.jpg.

En este punto de la historia las cruzazuleadas aún no se hacían presentes en los juegos, pero ese espectro siempre corría latente en las emociones y en los recuerdos de la afición. Se sabía que el éxito en la competencia solo sería alcanzado cuando se lograra alzar la copa. Así que la constante era sufrir cada partido como si fuese el último. Y eso, con el tiempo, hizo que la afición se uniera con el objetivo de alzar la novena estrella de Cruz Azul. No solo se alentaba a los jugadores desde redes sociales y recientemente –cuando la pandemia lo permitió– al estadio, sino que las barras de porristas organizaron arengas con fuegos artificiales, bengalas y banderas afuera del hotel donde el equipo regularmente hace sus concentraciones. El cántico “Yo soy celeste, es un sentimiento que no morirá” resonaba en cada corazón cruzazulino. Con miedo, sí, pero con una ilusión inquebrantable que había soportado un sinfín de derrotas durante 23 años. Una victoria podría cambiar la historia. Una derrota dolería, pero sería “una raya más al tigre”. Nada que perder y todo que ganar.

Imagen recuperada de https://mexico.as.com/mexico/imagenes/2021/05/30/futbol/1622345180_610895_1622345464_noticia_normal_recorte1.jpg.

Esta nueva final contra Santos Laguna fue tensa, como los dos partidos anteriores en liguilla. Cruz Azul se enfrentaba a un equipo lagunero bien organizado, lleno de jóvenes talento y veteranos de la liga mexicana con bastante experiencia. Pero la plantilla dirigida por Juan Reynoso era superior en todo aspecto, tanto en lo táctico como en la calidad de los jugadores. El título solo entró en predicamento por el propio Cruz Azul y los espectros de aquellas finales perdidas y cruzazuleadas monumentales. La batalla no solo fue contra Santos, sino contra nosotros mismos. Los jugadores, el cuerpo técnico y los aficionados, debíamos hacer un lado el pasado para dar cabida a un renovado futuro ganador. Eso implicaba el esfuerzo mental de abandonar el sufrimiento y dar cabida a la felicidad. Cruz Azul debía darse la oportunidad de ser feliz por novena vez en su historia.

Imagen recuperada de https://futbol.radioformula.com.mx/wp-content/uploads/2021/05/cruz-azul-vs-santos-final-liga-mx-tv-azteca-tudn-televisa-rating-quien-gano-2021-fut-780×470.jpg.

Por fin, después de 23 años, Cruz Azul es campeón de primera división del futbol mexicano tras derrotar a Santos por el marcador global de 2-1. El juego de ida lo ganó la Máquina Cementera por un gol anotado por Romo, demostrando de nueva cuenta que el colectivo tenía un gran compromiso ofensivo y defensivo. El título peligró hasta el partido de vuelta, cuando Santos firmó un extraordinario primer tiempo y anotó el primer gol de ese partido; Cruz Azul se vio apagado, sin intensidad ni garra, mucho menos con buen futbol. Por ello, Juan Reynoso modificó el planteamiento del partido con el ingreso de Yotún y Giménez, quienes dieron dinamismo al mediocampo y al ataque. En consecuencia, tras un error del conjunto lagunero, Yotún lidera un contrataque que culmina con el gol del Cabecita Rodríguez, quien se posiciona en la historia de Cruz Azul como el autor de la anotación de la novena estrella, alcanzando de ese modo a ídolos como Carlos Hermosillo y Fernando Bustos. Fue un final dramático en el que incluso estuvo a punto de caer un gol del arquero rival, emulando lo sucedido contra el América en 2013, pero que Jesús Corona logró evitar para bien de la nación celeste. Así, la Máquina Cementera de nuevo alcanzó la gloria deportiva gracias a un conjunto aguerrido y osado de jugadores y a un director técnico inteligente y audaz.

Imagen recuperada de https://www.record.com.mx/sites/default/files/styles/v2-crop768x433/public/articulos/2021/05/31/imago-1084305_1.jpg?itok=5I9Hv7Kr-

Es sencillo narrar todo lo ocurrido, pero es indescriptible contar todos los sentimientos que hemos sufrido todos los aficionados. A título personal, sentí una gran decepción contra Pumas y un profundo enojo por la falta de compromiso de los jugadores para consigo mismos y con la afición. Ese letargo continuó hasta el primer triunfo de Cruz Azul en la etapa de Juan Reynoso. En aquel juego, si bien se ganó por la mínima diferencia ante Pachuca, se mostró una gran dignidad deportiva para sobreponerse contra la adversidad. Y de poco en poco, partido a partido, fue creciendo la ilusión dentro de mí gracias al extraordinario juego de mi Máquina Cementera de la Cruz Azul. Porque no solo se veía una gran estrategia de juego y un profundo análisis del rival en turno, sino que también abundaban el coraje, la gallardía y la entereza de un equipo de futbol que quería mostrar lo que valía en realidad. Querían demostrar que no eran aquellos que perdieron contra Pumas en semifinales, sino que eran quienes le darían al equipo la novena estrella en su escudo. Cada uno de los jugadores e integrantes del cuerpo técnico quería hacer historia y grabar su nombre dentro de la institución con letras de oro. Porque juntos eran más fuertes y sabían que juntos no se les iba a escapar el trofeo. Por eso Cruz Azul ganó la liga mexicana: porque fue mayor el hambre de ganar que el miedo a perder.

Imagen recuperada de https://depor.com/resizer/9TfYi87_RYPf_m8JiHQNP9V9ABw=/580×330/smart/filters:format(jpeg):quality(75)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/elcomercio/DKW3GK7KDBBO7LRV6PAGZKBSOI.jpg.

Ese orgullo y dignidad con el que los jugadores y cuerpo técnico portaban el escudo de la Máquina Cementera se trasladó a los aficionados. Ser de Cruz Azul no significa meramente esperar por un logro cada cierto tiempo, sino que implica trabajar día a día por un objetivo. Cruz Azul representa la fe en uno mismo y la entrega con la cual cada día se trabaja por lo que se quiere y se ama. Cruz Azul es trabajo, entrega y sacrificio. Es no dejar de luchar por nuestros anhelos. Por eso soy cruzazulino, porque cruzazulear significa perseverar. Yo soy celeste porque doy mi vida trabajando por lo que amo y sueño. Porque la novena no solo significa un título más, sino que es la culminación de años de trabajo y esfuerzo. Como diría Aristóteles, la felicidad es un camino que toma toda la vida. Y por ello, no se es cruzazulino por la victoria, sino por el trabajo, el carácter y la valentía para alcanzarla.   

Imagen recuperada de https://phantom-marca.unidadeditorial.es/46fa9feddfe02b3789f81d915b66caaf/resize/1320/f/jpg/assets/multimedia/imagenes/2021/05/31/16224427773115.jpg.

Con orgullo y dignidad puedo decir que Cruz Azul es campeón del futbol mexicano. La primera vez que veo a mi equipo siendo ganador engendra en mí un sentimiento de lo sublime. Para Immanuel Kant, lo bello es aquello conceptualizable, que es creado y puede ser entendido a partir de formas comprensibles para el intelecto humano. En cambio, lo sublime es indescriptible, inefable y sobrecogedor, ya que anula toda subjetividad, expresada en un yo, para convertir toda la experiencia en un nosotros. No hay palabras para describir a la Máquina Cementera campeona y yo estando desde la comodidad de mi casa pude sentir y experimentar el llanto y la felicidad de los jugadores sobre el campo. Nunca había llorado tanto en mi vida, pero era porque jamás había sentido algo tan hermoso y que me diera tanto consuelo.    

Gracias, Juan Reynoso. Gracias, Luis Romo. Gracias, José de Jesús Corona. Gracias, Yoshimar Yotún. Gracias, Jonathan Rodríguez. Y gracias a todos aquellos que hicieron posible este sueño. Hicieron feliz a la gran afición cruzazulina y ahora todos ustedes son ídolos de viejas y nuevas generaciones.  

Imagen recuperada de https://es.wikipedia.org/wiki/Club_Deportivo_Cruz_Azul

Yo soy celeste, es un sentimiento que no morirá.

Imagen de portada recuperada el 31-05-2021 de https://www.infobae.com/america/mexico/2021/05/31/en-fotos-asi-se-corono-campeon-el-cruz-azul-tras-23-anos-de-sequia/

Déjanos un comentario