Adiós, Pasión - MilMesetas

Conocí a Pasión Kristal el 20 de julio del 2018. Acordamos vernos en la Alameda Central para dialogar sobre lucha libre y comer algo. El encuentro se dio en la estación del metro Hidalgo y al ver cómo su figura salía de los andenes causó una gran euforia en mí. – ¿Cómo estas, muñeco? – me dijo. No pude evitar gritar e ir a abrazarlo. De inmediato su complexión llamo mi atención, pues se notaba que era un atleta completo. – Mi nombre es Sebastián – le dije. Él respondió – a mí puedes decirme Pasión o Gabriel, el que más te guste -. Acto seguido nos dirigimos al Café Trevi que se encuentra a un costado de la Alameda. Entramos al establecimiento y la conversación se dio de manera natural y fluida. La platica rondó diferentes tópicos, pero siempre aterrizábamos el diálogo a lo que acontecía en las luminarias de los encordados.

Pasión quedó sorprendido al escuchar cómo me sabía toda su historia de vida.  Aun así, me narró experiencias que desconocía: su gusto y admiración por Vampiro Canadiense; su faceta como profesor de educación especial; sus primeros pasos como luchador en Tabasco, etc. Recuerdo que bromeábamos, pues siempre un chiste surgía entre los temas. Fue inevitable no tocar la valía de su personaje en el bando de los exóticos. El gladiador urbano daba sorbos a su Coca-Cola mientras me relataba cómo fue su transición de Némesis 2000, su primer personaje, a Pasión Kristal. Dicha interpretación enmascarada sirvió para ocultar metafóricamente los miedos que acarreaba su sexualidad, pues temía pronunciar abiertamente sus preferencias. En sus palabras:

Este personaje representaba a la verdadera persona que soy, Gabriel Zentella, la persona, el humano […]. Yo todavía en ese momento tenia muchos complejos, muchos temores más que nada, entonces todo lo que hacía yo lo ocultaba en esa máscara. Entonces viene la oportunidad de salir del clóset y verdaderamente ser “yo”, Gabriel el gay, el que se expresa como soy verdaderamente. Esto vino a liberarme de muchas cosas, a abrir mi mente, a transmitir la esencia de lo que yo era. Al momento de que guardé en el baúl de los recuerdos a este personaje […] Némesis resurgió con la piel de Pasión Kristal, fue algo que para mí que me liberó de muchas cosas: temores, preocupaciones y miedos más que nada. Te quitas una loza de encima y dices a los cuatro vientos: ¡este soy yo!

Recuerdo que terminó su bebida y acomodó su cabello para seguir narrando sus experiencias en las arenas. Su mirada se iluminaba mientras hablaba, pues se notaba el entusiasmo dentro de sus palabras. Le cuestione sobre la labor que hace dentro del bando exótico y la aceptación de este grupo en la sociedad. Esto respondió:

Esta no es aceptada todavía al ciento por ciento. Todavía existe el machismo y el rechazo de mucha gente, pero la aceptación que se tiene se da porque los exóticos son personajes que te muestran una picardía. Es el momento del desestrés, la parte cómica; no estoy diciendo que somos payasos, pero es el momento en que te ríes. En vez de dar una llave al contrincante se le da un beso, es algo que no muy común se ve; el hacer una jotería te divierte y sueltas la carcajada. La lucha libre mexicana es muy diversa porque tiene luchadores minis, mujeres, hombres y luchadores exóticos también; entonces hay cupo para la diversidad […]. El exótico es la sal y la pimienta que no debe de faltar en una cartelera porque si no, no es una función de lucha libre. Cuando salen, la misma gente ya empieza con los aplausos o con las mentadas […]. Las mamás ya empiezan a gritar: ¡besa a mi esposo! Eso te habla de que estas realizando un trabajo excelente y que gusta. No todos los exóticos encajan, pero los que realmente están en el gusto de la gente son pocos. […] Es por eso que Pasión Kristal siempre está a la vanguardia, reinventándose.

La platica continuaba, pero conforme los alimentos se terminaban también nuestro encuentro. Pedimos la cuenta y nos retiramos del lugar. Seguimos bromeando y quedamos en que iría a visitarla a sus próximas luchas en la Arena Naucalpan. Llegamos de nuevo al metro y nos despedimos. – Cuídate mucho, bebé. Seguimos en contacto – me dijo. Nuestro diálogo continuó de manera virtual. Estuvimos por este medio charlando continuamente. Tras la pandemia quedamos en vernos con el fin de que me vendiera una playera de su agrupación “Las Shotas”. No obstante, este ya no se concretó.

Pasión Kristal. Fotografía por: Dany Keith

Era la tarde del 3 de junio del 2021 cuando me enteré de su muerte. Se había dirigido junto a Diva Salvaje y Jessy Ventura a Acapulco para realizar un combate en contra de Hijo de Octagón, Atlantis Jr. y Brazo de Oro Jr.; lamentablemente este ya no pudo efectuarse. La noche anterior al encuentro, los luchadores exóticos entraron a la playa para nadar un rato, sin embargo, fueron arrastrados en repetidas ocasiones por la fuerza de las olas. Pasión no pudo salir de este choque y acto seguido falleció. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente por las autoridades en las costas del Pacífico.

Más que recordar la muerte de este luchador, se debe de conmemorar su vida. Entonces, ¿cuál es la importancia de Pasión Kristal para la cultura popular mexicana? Si bien la jerarquía deportiva que Pasión alcanzó tras derrotar a contrincantes como Oficial 911, Oficial AK47, Diva Salvaje, Fantasma de la Ópera, etc., fue importante, su verdadera valía está en el accionar de su labor social. Son pocos los luchadores que pueden hacer uso de su personaje para recrear en el público una nueva manera de ver la vida y el oriundo de Villahermosa era uno de ellos. Este personaje logró convertirse en un icono de la lucha libre nacional, pero no solo eso, sino que se volvió un hito para la comunidad LGBTQI+. El andar de este exótico hizo recordar a la sociedad mexicana que la diversidad se encuentra en todos lugares. La resistencia que la “Madonna de los encordados” realizó dio pie a la cimentación de un camino para que los adeptos a la comunidad pudieran demostrar sin temor sus preferencias sexuales. La homofobia era el principal rival de Pasión, a pesar de ello, la lucha contra ella aun no termina. Este combate queda en manos de todos los exóticos que Pasión inspiró directa o indirectamente. ¿Cómo es que se debe de recordar a Gabriel? Como un luchador en toda la extensión de la palabra. Como un individuo que nunca demeritó las injusticias y temores que la sociedad implantó a la comunidad LGBTQI+ y que alzó la voz para denunciar cualquier tipo de violencia que afectará a las millones de personas que son excluidas solo por el hecho de tener una preferencia sexual diferente. Si bien Pasión ya no se encuentra entre nosotros, la lucha que realizó lo mantendrá con vida en la colectividad. Solo queda decir: ¡hasta siempre, Pasión! Gracias por todo.

Pasión y yo. Fotografía por: Sebastián Reyes

Imagen de portada: Alejandra Carbajal

Déjanos un comentario