Octavia Butler y la otredad desde la sangre. - MilMesetas

Por lo general, este tipo de obras plantea el mencionado encuentro con el Otro, con el semejante-diferente al cual no somos capaces de comprender.

Fernando Ángel Moreno

Octavia E. Butler, “la gran dama de la ciencia ficción”, es reconocida por su trilogía de novelas conocida como Xenogénesis: Amanecer, Ritos de madurez e Imago. Sin embargo, en esta ocasión hablaré de una de sus obras menos conocidas: Hija de sangre y Otros relatos (Consonni, 2020). Este libro se compone de siete relatos (con sus respectivos epílogos) y dos ensayos, cuenta con de la grata traducción realizada por Arreta Hidalgo (lo que brinda una la lectura muy fluida), incluye ilustraciones de Nadia Barkate, que nos confrontan de forma visual con lo que la autora reflejó en sus textos: lo otro percibido como algo que irrumpe en lo establecido y que puede resultar incómodo.

Imagen tomada de Bestia Lectora

El libro inicia con un prefacio donde Butler se asume como novelista: “Las ideas que más me interesan tienden a ser grandes. Explorarlas lleva más tiempo y espacio de los que cualquier relato puede abarcar”, agrega que al tratar de escribirlos aprendió más sobre la frustración y la desesperación. A pesar de estas declaraciones, sus relatos están construidos de una forma donde el lenguaje fluye para permitir que las ideas sobre las que especula no opaquen a sus personajes, quienes muestran una profundidad que los dota de vida. Además, ella aprovecha para decir que agregó a cada texto un prólogo para hablar sobre ellos con plena libertad,  sin perjudicar la experiencia de sus lectores. Siguiendo el deseo de Octavia Butler, intentaré dar atisbos sobre lo que plantea cada relato.

Tanto en “Hija de sangre”, relato que da título a esta antología, como en “Amnistía”, la escritora presenta a la especie humana colaborando con alienígenas (claro, con matices). En el primero se cuenta que una parte de la humanidad huyó de la muerte y la esclavitud en la Tierra. Encontraron un mundo habitable y aprendieron a coexistir con la raza tlic, seres con cierta similitud a ciempiés. El segundo relato cuenta cómo ciertas zonas de la Tierra que son habitadas por Comunidades, organismos coloniales que contrata a seres humanos como intérpretes. No obstante, las personas que trabajan para estos alienígenas son vistas con desconfianza y juzgadas por el resto de la humanidad. El primer relato es sobre el amor y la confianza en el otro para poder sobrevivir. El segundo, sobre cómo aproximarse al Otro nos vuelve otredad ante los demás pero colocándonos en un no-lugar entre el nosotros y los otros.

Portada de Nadia Barkate

“La tarde y la mañana y la noche” y “Sonidos del habla” están construidos desde la enfermedad. El primer relato es contado desde la perspectiva de Lynn Mortimer, una bióloga que sobrelleva su existencia sabiendo que padece la enfermedad congénita Dureyea-Gode, la cual provoca que la gente se vuelva agresiva.  En el segundo se imagina un futuro donde la humanidad sólo conoce el lenguaje de la violencia para comunicarse. En ambos, la escritora presenta escenarios donde la enfermedad se vuelve un estigma para apartar al Otro y nos invita a aceptar que las cuestiones biológicas pueden determinar nuestra existencia, sin dejar de lado el tema del cuidado y el autocuidado. 

“Parientes de sangre” y “Al otro lado”no son ciencia ficción. El primer texto aplica el dicho: “la sangre es más espesa que el agua”; gira en torno a la muerte de una madre y los secretos que salen a flote. Aunque no parezca una gran premisa, la forma en que Butler lo cuenta le otorga una fuerza desgarradora de niveles bíblicos. El segundo texto más breve pero no por eso decae, aquí se trastocan los límites de la realidad y lo fantástico al presentar una mujer que no basta con que tenga un trabajo agotador que además es acosada por su pasado.

Después están los dos ensayos: “Obsesión positiva”y “Furor scribendi”. El primero es una pequeña autobiografía sobre cómo Octavia Butler fue construyendo su camino hacia la escritura de historias de ciencia ficción y fantasía, aprovecha la  esto para arrojar una reflexión sobre esta estética:

“¿De qué sirve la reflexión sobre el presente, el futuro y el pasado que ofrece la ciencia ficción? ¿De qué sirve su tendencia a advertir de peligros o a considerar formas alternativas de pensar y hacer? ¿De qué sirve su análisis de los posibles efectos de la ciencia y la tecnología, o de la organización social y la dirección política? Los mejores ejemplos de ciencia ficción estimulan la imaginación y la creatividad. Saca a lectores y escritores del camino trillado, de la estrecha senda de lo que «todo el mundo» dice, hace, piensa, sea quien resulte ser «todo el mundo» ese año”.

El segundo ensayo es una serie de consejos para dedicarse a la escritura, donde destaca que lo más importante es leer de todo, escribir y perseverar.

La antología cierra con broche de oro: “El libro de Martha” es un ingenioso relato de fantasía, en el que una escritora es convocada por Dios, quien necesita algo de ayuda para construir una utopía para la humanidad. Este relato, desde una lectura mariológica, presenta a la mujer que ayuda a Dios como una nueva Eva, una nueva madre para todo el mundo (gracias a un amigo noté esta reflexión).

El eje temático de Hija de sangre y Otros relatos podría ser la sangre: el líquido vital, donde habitan las enfermedades, se hereda el miasma familiar o puede ser tan pesada que provoque el repudio de los demás, los otros para nosotros. Esta antología es una gran oportunidad para conocer a Octavia Butler, quien siempre especuló sobre el otro, partiendo de que ella misma vivió en una sociedad donde era la encarnación (para el imaginario colectivo de dicha sociedad) de lo Otro: mujer, afroamericana, lesbiana y escritora de ciencia ficción.

Hija de sangre y Otros relatos, Octavia E. Butler, Consonni, Bilbao, 2020, 205 pp. 

Déjanos un comentario